En el corazón de la tierra de la poesía, de colores y misticismo... donde la excepcional luminosidad del sol, permite  "ver" los colores que se mezclan y matizan en los cerros, sirviendo de "paleta" a esta increible expresión artística de la naturaleza, en el camino, los parronales parecen alfombrar el valle,  dando una dulce y calurosa bienvenida al amigo visitante.
Más allá, la HOSTERIA. Esa vieja casona Colonial, que abrió sus puertas hace 50 años, con la sencilla idea de reunir allí, a un grupo de familias Vicuñenses, y que hoy, renovada y remozada, mantiene su tradicional estilo de casa patronal, y es anfitriona de ilustres huéspedes que llegan buscando tranquilidad, cambio de aire, mucho sol y esa atención, que por 50 años sigue siendo familiar.